Masmovil calentando motores

Yoigo calienta el valor de MásMóvil

Eduardo Taulet, consejero delegado de Yoigo, el cuarto operador móvil, insinuó ayer claramente su interés en comprar MásMóvil.

El grupo objeto del interés es un pequeño operador presente en los mercados de fijo y móvil y que aspira a crecer sustancialmente gracias a la compra de los activos que está obligada a vender Orange -su red de equipos instalados en las centrales de Telefónica para dar ADSL así como 700.000 hogares de fibra óptica a lo que se suma una oferta mayorista para acceso indirecto sobre su red de ADSL- para que Bruselas le autorice la operación de compra de Jazztel. En unas declaraciones a Efe, Taulet contó, pero esta vez de forma oficial, lo que ya se sabía: a saber, que Yoigo, y lo que es más importante, TeliaSonera, la multinacional sueca de las telecomunicaciones que es su accionista mayoritario con el 76,6% del capital, están dispuestas a comprar los activos fijos que debe vender Orange. La operación es de libro ya que serviría para cambiar el perfil de Yoigo, que con esos activos podría suministrar al mercado servicios convergentes de fijo y móvil, escapando así a su actual situación en la que sólo puede vender servicios móviles, lo que le está lastrando comercialmente y obligándole a competir agresivamente en precios con su oferta “La Sinfín”, que ofrece 20 gigas de datos móviles por 29 euros al mes (en realidad por 23,2 euros si se compra por la web).

Sin embargo, Taulet admite en sus declaraciones que en esa negociación MásMóvil, que cotiza en el MAB, parte con ventaja como comprador, como adelantó EXPANSIÓN el 27 de abril, ya que Orange prefiere vender los activos a un grupo más pequeño como MásMóvil, que sólo tiene 300.000 clientes móviles en vez de los cuatro millones de Yoigo. La lógica de Orange es de cajón, porque no es lo mismo ceder tus activos a un grupo con 150 millones de facturación que a uno que factura casi 900 millones, y que tiene 13 veces más clientes de móvil sobre los que hacer ofertas cruzadas para capturar clientes de ADSL o fibra. Si yo fuera Orange, intentaría hacer lo mismo. En esa información, se explicaba que el paquete de concesiones de Orange se estaba negociando exclusivamente con MásMóvil, y que Yoigo, por tanto, quedaba, por ahora, fuera.

Por eso, la estrategia de Yoigo es insistir en la Comisión Europea y hacer ver al organismo comunitario que si lo que quiere es asegurar que los niveles de competencia no se van a reducir demasiado con la desaparición de Jazztel como cuarto operador integrado (fijo y móvil), la mejor opción es que sea Yoigo la receptora del paquete de concesiones que tiene que ofrecer Orange, y por tanto, la compradora de los activos fijos (fibra y ADSL) y la destinataria de la oferta mayorista indirecta para prestar servicios de ADSL. Algo así como “si quieres competencia en España soy yo y no MásMóvil el que la puede asegurar”.

Ahora bien, estas declaraciones de Taulet se producen pocos días después de que el director general financiero del Grupo Orange, el francés Ramón Fernández, señalase durante la presentación de resultados del primer trimestre del grupo galo su optimismo acerca de la aprobación por parte de Bruselas de sus remedies o concesiones en el ‘caso Jazztel’. “Tenemos una gran confianza en la resolución favorable del proceso” porque “hemos estabilizado los compromisos que estamos dispuestos a ofrecer a la Comisión, que los ha aceptado”, señaló Fernández. Es decir, que si hay que creer al nº 2 de Orange, el asunto está hecho.

Probablemente sea esa perspectiva -acuerdo cerrado con MásMóvil, o acuerdo inminente- la que haya hecho reaccionar a Yoigo y mover pieza informativamente, para atraer la atención de la Comisión Europea.

Pero, en cualquier caso, esa no es la única alternativa para el cuarto operador móvil. Si finalmente Bruselas acepta la “Solución MásMóvil”, a Yoigo le quedaría aún una bala en la recámara. Como muy claramente se ha encargado de apuntar Taulet en sus declaraciones a Efe,  el futuro pasaría entonces por negociar con “aquellos que los tienen o los tendrán (se refiere a los activos de ADSL y fibra), para llegar a acuerdos corporativos o comerciales”.

O sea, el CEO de Yoigo da a entender que no descarta “acuerdos corporativos”, lo que significa la posibilidad de comprar MásMóvil para hacerse con esos activos. Aunque es probable que los acuerdos de Orange con MásMóvil tengan incluido en su clausulado alguna puerta trasera que permita romper el acuerdo en caso de cambio de accionistas de control por parte del comprador de los activos, es, sin embargo, poco probable que ese tipo de cláusulas pudiesen ejercerse sin provocar un escándalo y la intervención comunitaria.

Por tanto, cabe esperar una hipótesis en la que MásMóvil compra los activos de Orange -aunque para ello tenga que lograr fondos adicionales, probablemente a través de una ampliación de capital- pero tampoco es descabellado pensar que, al final, la compañía donostiarra pueda acabar siendo adquirida por Yoigo.

Si se observa la cotización de MásMóvil en las últimas semanas se verá el efecto que ha causado en su valor el hecho de aparecer en las quinielas como posible comprador de los activos de Orange y, por tanto, como un actor de mucho más peso en el mercado español. La trayectoria ascendente, que ya era marcada a raíz del rallye de 10 adquisiciones a las que se ha lanzado Ibercom (hoy MásMóvil) en el último año, se vuelve mucho más intenso desde que el 11 de marzo EXPANSIÓN incluyó, por primera vez, a MásMóvil en las quinielas. De los 17,05 euros por título, se ha pasado a 20,70 euros, es decir un 21,4% más en sólo mes y medio, lo que significa que su capitalización ha aumentado en 38 millones de euros, de 179 millones a 217 millones. Será interesante comprobar que efecto tiene, a partir de ahora, en el valor del grupo español la posibilidad enunciada por el CEO de Yoigo.

http://www.expansion.com/blogs/tecnoestrategias/2015/05/03/yoigo-calienta-el-valor-de-masmovil.html